RSS Twitter Google+ LinkedIn Flickr Instagram

Un clavo con historia

viernes, 3 de septiembre de 2010

D40 AF-S 35mm 1.8G @ f1.8 1/320

Muchas veces, al salir a fotografiar, hay ciertos elementos que por algún motivo llaman nuestra atención. Lo que me motivó a estar diez minutos buscando una toma satisfactoria de este simple clavo es la posible historia que podría haber detrás. 

Pertenece a una puerta, hecha con travesaños de madera, situada en la entrada de una bodega en un pueblecito de la provincia de Burgos. Una bodega no és más que una cueva excavada de forma oblicua en la tierra, donde se guarda el vino que ameniza las comidas, meriendas, charlas y demás reuniones familiares y sociales. Era, y lo siguie siendo, muy típico reunirse en la entrada de la bodega con algo para comer, y regarlo con el vino que allí descansa.

D40 AF-S 35mm 1.8G @ f2.8 1/250

Me pregunté en su momento si quizá no fuera mi abuelo o algún miembro de la familia de donde desciendo quien, a principios del siglo XX o a finales del XIX, cogiera un día este clavo y un martillo y lo fijara a los travesaños de la puerta.

¿Qué habría almorzado aquél día? ¿Habría venido caminando o a lomos de un animal? Si fuera el abuelo, ¿conocía ya a la que fue su mujer? ¿Habló con ella ese día?





D40 AF-S35mm 1.8G @ f5.6 1/60

Tal es así que mi intención inicial era dejar esta entrada con un texto narrativo que fabulara sobre ese momento. No lo hago por pudor: no
tengo el pulso necesario (otra cosa que hay que aprender).


Lástima que ahora algunas de estas bodegas, al no utilizarse, se están desmoronando. Todo aquel trabajo hecho hace un siglo o más, hoy está dejando de existir.

A veces, los pequeños detalles tienen mucho que decir.

10 comentarios:

Johnny dijo...

Con la de cosas que hay por hacer en casa y la familia y tu perdiendo el tiempo por un clavo oxidado¡¡¡ jejeje, que mala leche, no te sientas culpable somos ejercito los que nos dedicamos a este incomprensible hobbie.
Magnífico el texto lleno de fuerza narrativa y sensibilidad.

anna serrat dijo...

solo el buen fotógrafo capta aquello que otros no ven, y lo hacen arte, como tu has hecho con esas imágenes.
Te felicito.
Saludos

DANI dijo...

Lo bueno que tiene la fotografía es que es como la poesía, deja mucho lugar para soñar e imaginar historias. Quien en la fotografía tan sólo vea imágenes bonitas, se está equivocando ;)

Un abrazo

Javier dijo...

Detrás de un simple clavo tú has visto toda una gran historia. Es fantástico.

Abrazos

DavidLzr dijo...

Muchas gracias a todos por pasar y por vuestros comentarios.
Un abrazo.

Elena dijo...

Coincido con Dani, ceo que la magia de la fotografia reside justamente en el amplio abanico de posibilidades que nos brinda, esteticas y emocionales.. Tu entrada la describe perfectamente. Un abrazo, y aproovecho para agradecerte tus visitas y comentario!

Elena dijo...

Hola David, vuelvo para responderte a tu pregunta sobre si los alos de la foto eran consecuencia del procesado, te explico: el único procesado de esa foto son esos alos de la parte inferior,pensando que asi suavizaria aún más la atmósfera de la imagen.
Gracias por tus visitas y un abrazo fuerte!

Johnny dijo...

Hola David,
Agradezco tu visita y comentarios. Me gustó mucho tu escrito, una gran reflexión nacida de la más pura cotidianidad.
Esperando con impaciencia,
Saludos

Ignacio Santana dijo...

Hola David!!!...muchas gracias por visitar mi blog, es todo un honor para mi, y por darme la oportunidad de conocer tu trabajo...apuntas buenas maneras...así que seguiré tus creaciones, seguro que nos sorprendes!!!

Un gran abrazo!!! ;)

PUNT 7 dijo...

Extraordinario macro.Buen ojo!

Las personas que aparecen en algunas de las fotos de este blog han sido fotografiadas en la calle o en espacios públicos. Si alguna de estas personas desea no aparecer, se puede poner en contacto conmigo a través de la dirección de correo asociada al perfil, y la fotografía sería retirada.

Las fotografías de este blog tienen copyright de David Lázaro Pomar. Ponte en contacto conmigo si, por casualidad, quisieras emplear alguna de ellas para fines comerciales. Seguro que me alegras el día.