RSS Twitter Google+ LinkedIn Flickr Instagram

Mundos superpuestos...

lunes, 12 de marzo de 2012

10 comentarios:

chapiniki fotos dijo...

Múltiples realidades, universos paralelos, es curioso, por un momento he pensado en un invernadero, hasta que he visto la canasta de baloncesto.

Muy chula.

Saludos.

ANRAFERA dijo...

Que bien vista David L.; me gusta mucho como te ha quedado esta detallista captura.
Saludos.
Ramón

Johnny Sánchez dijo...

Aprovechando cualquier rincón o situación para sacar una atractiva composición. Fotógrafo pobre pero vocacional...jeje

ps. Pues la foto es cuestión fue vista y disparada enseguida, si bien otros días esperaba la situación de poder sacar a los dos fotográfos y lo fotografiado que era la casa Batlló, por lo que no había que esperar mucho. Al final me quedé con la primera

medianoche dijo...

Da placer ver lo hermoso de esta foto, ya recorrí tu blog, realmente es un arte que no todos poseen.

Saludos

Javier dijo...

Parece que haya muchas fotos, muchas historias, dentro de tu foto

Abrazos David

ENCARNA MARI dijo...

Acabo de entrar en tu blog y estoy sorprendida de la creatividad de tus imágenes, por lo que me hago seguidora y voy a seguir recreándome la vista.

Un saludo.

cantireta dijo...

I al sostre hi creixia una palmera, que donava dàtils subterranis. Molt interessant.

Miquel dijo...

M'agrada com veus els contrats...ciment i suro, arbres...

Salut!

moncat dijo...

superposats i perfectaments integrats, el ventall de tonalitats la fan inclòs elegant.

David Lázaro dijo...

Muchas gracias a todos por vuestra visita.

Encarna Mari, celebro que te guste el blog. Bienvenida.

Saludos.

Las personas que aparecen en algunas de las fotos de este blog han sido fotografiadas en la calle o en espacios públicos. Si alguna de estas personas desea no aparecer, se puede poner en contacto conmigo a través de la dirección de correo asociada al perfil, y la fotografía sería retirada.

Las fotografías de este blog tienen copyright de David Lázaro Pomar. Ponte en contacto conmigo si, por casualidad, quisieras emplear alguna de ellas para fines comerciales. Seguro que me alegras el día.